Cuando montamos una tienda online debemos tener en cuenta también de que forma vamos a recibir el dinero, es importante elegir bien los métodos de pago que serán diferentes según los productos y servicios que ofrezcamos, no siempre ofrecer muchos métodos de pago es bueno porque puede llegar a confundir a los clientes pero si es bueno tener unas cuantas formas para que el cliente siempre esté dentro de alguna de las posibilidades.

En España, a pesar de que todo ha avanzado mucho se le sigue teniendo mucho miedo al pago con tarjeta, mucha culpa tienen todos esos reportajes y noticias en las que aparecen mafias a las que han pillado clonando tarjetas, es cierto que podemos tener problemas si damos nuestro número de cuenta a cualquiera, pero ahí es donde tenemos que utilizar el sentido común y saber donde estamos comprando y si la página nos da las suficientes garantías y seguridad.

Los métodos más extendidos por orden de prioridad de cara a los clientes, siempre bajo mi experiencia:

PayPal: Aunque es el método que más comisión cobra, hay que tenerlo, si o si, porque los clientes lo utilizan muchísimo es de las plataformas que más seguridad dan tanto al comprador como al vendedor y además te permite pagar también con tarjeta, para muchos que empiezan es una forma de incorporar a la tienda 2 formas de pago en una. Hay que tener en cuenta el 3,5% de comisión más los casi 0,30 € fijos que cobra por operación, si aumentas tus transacciones podrás bajar ese porcentaje.

Pasarelas de pago por tarjeta (TPV virtual): También de las más utilizadas pero como ya he comentado antes, a veces la gente es reacia a pagar, parte de culpa a parte de las noticias que salen de vez en cuando, es que los bancos hasta hace poco ponían muchas pegas para poder contratar los TPV virtuales, eso por suerte ha cambiado y ahora es mucho más fácil conseguirlos e integrarlos de forma fácil en nuestras páginas webs y tiendas online.

Transferencia bancaria: Es un método que de cara al vendedor tiene algunos inconvenientes ya que los clientes en muchas ocasiones no terminan de realizar el pago, porque lo que se les facilita es un número de cuenta, ellos tienen dos opciones, ir a un banco y hacer el ingreso, entonces el dinero lo tendríamos enseguida y podríamos comprobarlo en nuestra cuenta, o  realizar una transferencia, a través de su sucursal física o por Internet, esto suele tardar 2 días si no es el mismo banco, lo que hace retrasar el envío. Muchos clientes se “enfrian” después de la comprar y no realizan la transferencia por lo que esa venta se pierde. Están apareciendo algunos sistemas de transferencias directas que poco a poco están siendo utilizados en tiendas online, pero aún falta tiempo para que se normalice esta práctica.

Contrareembolso: en el caso del dropshipping no es una práctica muy extendida ya que los productos no salen de nuestro almacén sino del proveedor y corremos el riesgo de que no se entreguen, o que el cliente decida devolverlo por lo que perdemos el dinero de los portes así como la comisión que obra la empresa de transporte por enviar los productos. No es nada recomendable, ya digo, cuando hacemos dropshipping.

Y estas son las formas más extendidas de pago a través de Internet, luego por supuesto hay otros métodos menos utilizados, plataformas similares a PayPal que permiten hacer pagos también por tarjeta pero no están tan extendidas ni se utilizan tanto en España.

Yo recomiendo al menos PayPal y Transferencia como mínimo como formas de pago en dropshipping y si tenemos la posibilidad y el banco nos lo permite, utilizar también el TPV virtual.

 

[Total:0    Promedio:0/5]